De como ganar metros, lúmenes y otras cosas de no comer (Parte II)

Continuando con la guía sobre cómo ganar metros y lúmenes, llega el momento de abordar el siguiente punto, el cambio de led.

Por un buscar un paralelismo, si el driver fuese la centralita de nuestro coche, el led bien podría ser nuestro motor. Y si te gusta el mundo de motor es posible que conozcas el concepto swap. Cambiar un motor por una versión superior del mismo que encaje en nuestro coche. Este principio lo podemos trasladar al mundo de las linternas, donde un cambio de led puede suponer una ganancia superior al 10%. Aunque para entender esto mejor, primero debemos de conocer en que consiste la nomenclatura de un led.

Únicamente nos centraremos en dos modelos bastante representativos en los que su ganancia está bien documentada.

  • Cree XHP70.2 N4 – P2
  • Cree XHP35 HI 3C – E2

Destripemos un poco la nomenclatura para entender de lo que estamos hablando.

  • Cree (Fabricante) XHP70 (Modelo) .2 (Versión) N4 (BIN) P2 (BIN)
  • Cree (Fabricante) XHP35 (Modelo) HI (Variante) 3C (BIN) E2 (BIN)

Es posible que tu principal duda sea ¿Qué es el BIN? El BIN o Binning es una variación interna a nivel de fabricación de un modelo o versión de led. Por explicarlo de una manera más sencilla, es el código interno de producción que el fabricante ha dado para esa oblea de leds. O como la propia Philips explica en su web

 

Los chips LED se producen en masa por millones e inevitablemente presentan ligeras diferencias en la apariencia de color y el flujo luminoso. El “binning” es un modo de ordenar los chips de manera que los LED de un bin concreto sean iguales y tengan un flujo luminoso similar.

Si quieres ahondar un poco más en cómo es la producción de un led, en el siguiente video se ve bastante ve con bastante detalle el proceso del mismo.

 

Ahora que ya conocemos por encima la fabricación de un led y entendemos su nomenclatura, queda lo importante ¿Qué necesito saber si lo que quiero es ganar potencia? Una pista… empieza por B y termina por N. Efectivamente, el BIN es la clave. Siguiendo el ejemplo inicial del modelo XHP35, del BIN 3C al E2 la ganancia es de un 12% como vemos en la siguiente gráfica

 

 

El mismo caso para el segundo ejemplo con led XHP70.2. Bin N4 (en la gráfica representado como N2) contra el BIN P2.

 

 

 

Como se puede observar en ambas gráficas, la ganancia de los BIN más altos frente a versiones anteriores, es lo suficientemente significativa como para justificar el swap de uno a otro. Aunque como siempre digo, hay un pero. Y el “pero” en esta ocasión es que, el BIN no viene impreso en el propio led y por norma, las tiendas rara vez indican que variante del mismo estamos comprando. El único sitio donde comprobar ante que versión estamos, es en las especificaciones que suelen venir en la bobina de leds.

Si te fijas con detenimiento en las siguiente fotografías, puedes comprobar que en la primera fotografía y dentro de la maraña de números que conforman el modelo, hay un P2 y en la segunda un E3. Ese es el único sitio donde viene reflejado este pequeño pero importante detalle.

 

 

Por último y ya para acabar, nos queda algo muy importante. Ya tienes tu led con el mejor BIN del mercado, pero tocar hacer el swap ¿Como se hace un swap? En realidad, pese a que coloquialmente lo estamos llamando swap que literalmente significa intercambio, el proceso de un cambio de led a otro cuando se reutiliza la misma mpcbla estrella de cobre sobre la que asienta el led– y solo se cambia el emisor se conoce como reflow.

Y aunque me encantaría hacer un video propio sobre cómo se puede hacer un reflow de diferentes maneras, como siempre la falta de tiempo es un problema. Así que mientras eso sucede, os dejo con este video donde se ve como realizar un reflow muy de andar por casa.