De como ganar metros, lúmenes y otras cosas de no comer (Parte III)

En la primera parte de esta serie de entradas vimos como el driver jugaba un papel importante a la hora de ganar lúmenes. Aunque como comprobamos posteriormente, el led no le iba a la zaga en cuanto a ganancia de rendimiento se refiere.

Para esta ocasión nos centraremos en otros dos elementos como son el cristal y las baterías. Y veremos cómo con un pequeño desembolso económico, el porcentaje de mejora es sustancial.

Cristal


El cristal en nuestras linternas es, salvando las distancias, como la óptica de las gafas. De nada sirve tener la mejor montura del mundo si luego el cristal no va a juego con esta –excepto si eres Ana Morgade o eres muy cool-.

Primeramente, hay que aclarar que, un buen cristal debe ser de mineral y bajo ninguna circunstancia de plástico. De hecho ni tan siquiera entraré a valorar estos últimos.

Sabiendo que este cristal debe de ser mineral ¿Qué diferencia un cristal de calidad de uno barato? Básicamente, el tratamiento anti reflejos. Algo que muy a menudo veremos señalado bajo las siglas AR.

Como puedes imaginar por el nombre del tratamiento, este, es capaz de eliminar gran parte de los reflejos del cristal, en teoría hasta un 99%. Lo que incide directamente en una mejora significativa de la reflexión de la luz. Es decir, nuestro led emitirá la misma potencia lumínica, con la diferencia de que será capaz de proyectar esa energía de una manera más eficiente ¿Y cuánto más eficiente?

Observa las siguientes capturas.


De 1939 a 2197 lux de la primera a la segunda captura pueden no parecer mucho, pero si lo pasamos a candelas, el cambio es de 124096cd a 140608cd a una distancia de 8 metros. Que una vez pasados a metros y con los márgenes de corrección para la medición ya aplicados, son 669 metros para la medición con la linterna de serie y 712 metros con cristal AR. Es decir, 43 metros de ganancia con solo cambiar un cristal. O lo que es lo mismo, una mejora de más del 6%

¿Como distinguir a simple vista un cristal AR de un cristal sin tratamiento?

Cristal AR

Este tipo de cristales se conocen en ingles como Coating glass, AR Coated o incluso como multi-coated glass. Al final todo es lo mismo y no responde más que a diferentes nombres comerciales.

Y a simple vista son relativamente sencillos de distinguir. En la foto que hay justo a la izquierda se puede ver un cristal AR con su característico brillo azul. Este se puede observar a simple vista con tan solo exponer el cristal ante una fuente de luz en un determinado ángulo.

A lo dicho hasta ahora, hay que tener en cuenta una cosa más. Y es que este tipo de cristal modificará el tono de la proyección de nuestro led, haciendo que este resulte ligeramente más cálido.

Si bien esto puede suponer un problema en determinados casos, también hay que considerarlo como un posible beneficio en otros supuestos. Sirva de ejemplo la linterna utilizada para este test, la Sofirn Q8 con sus fríos XP-L HI de 6500K. Además de mejorar su rendimiento como ya hemos visto, de paso hemos logrado que sus leds resulten un poco más cálidos. Lo cual es una ventaja adicional.

Baterias


Siguiendo con los puntos de mejora llegamos a las baterías.

Elemento del cual tiende a tomarse como referencia un único valor, la capacidad. Cuando hay otro elemento igual de importante que tiende a ignorarse, la capacidad para descargarse a una determinada velocidad.

Sirvan de ejemplo los siguientes test realizados por Lygate-info.dk para las baterías Panasonic 18650B y Samsung 30Q


Mientras que en el test de la Panasonic 18650B este se realiza a un máximo de 5A, para el test de la batería Samsung 30Q, este se realiza hasta un máximo de 20A. (Este valor de descarga viene establecido por el fabricante)

Y es precisamente a este valor al que conocemos como capacidad de drenaje expresada en amperios.

Si buscamos una explicación un poco más técnica sabemos que la potencia es igual a voltaje por intensidad. Lo que traducido en una fórmula es:

Es decir, si sabemos que el valor nominal para una batería de litio es de 3.7V y conocemos que amperaje (I) es capaz de entregar, de manera directa sabemos que potencia puede entregar (P) en vatios (W).

Por lo que en términos generales –aquí entraría en juego el tipo de driver-, sabemos que a un drenaje mayor, la potencia entregada al led también será mayor, lo que reflejado sobre el papel se traduce en un aumento de potencia. Como se puede ver en la tercera captura de las tres primeras.

Conclusiones


De los 669 metros iniciales (valor referencia), se ha pasado a 712 metros con el cristal AR, lo que supone una mejoría del 6%. Al sustituir las baterías iniciales por unas Samsung 30Q la cifra ha aumentado hasta los 745 metros.

Es decir 33 metros adicionales, que sumados a los 43 iniciales suman un total de 76 metros. Que en términos de porcentaje suponen una mejora del 11% en metros y otros tantos en lúmenes.

¿Merece o no merece la pena?