Linternas para FFCCSE

Dado que afrontar todas las casuísticas existentes es imposible, esta entrada se centra en resolver varios de los casos más habituales que un miembro de las FFCCSE se puede encontrar de manera más habitual. Puesto que muchos de los enlaces caerán con el tiempo, la idea principal del mismo no es resultar ser una guía de compra, sino una guía de la que tomar ideas, conceptos y poder verse reflejado en situaciones reales. 

Quiero agradecer públicamente la inestimable ayuda de varios miembros de las fuerzas y cuerpo de seguridad del estado para la redacción de esta entrada. De otra manera, no hubiera resultado posible.

He salido de la academia y no quiero el material de dotación ¿Qué compro?


Acabas de salir de la academia, tu sueldo es más bien justito y la palabra despilfarro no forma parte de tu vocabulario. Por lo que en lo último en lo que piensas es en comprar una nueva linterna. Pero, por otra parte, tu material de dotación no te da la confianza necesaria con la que afrontar tu nueva realidad, así que buscas algo que te de cierta seguridad en tu día a día. 

Antes de que te lances a comprar esa reluciente linterna que has visto en el escaparate del bazar que hay frente a la academia, párate y piensa ¿Es mejor que el material de dotación? ¿Es más robusta? ¿Es más potente? ¿Y si resulta que vas a gastar 50€ en algo que solo tiene nombre? ¿Y si por la mitad de esos 50€ puedes conseguir algo mucho mejor?  

Por las referencias que citaba al inicio, sé que un gran número de nuevos agentes se lanzan como si no hubiese un mañana a comprar este tipo de productos sin antes haber consultado a medios especializados. El boca a boca y el «a mí me van bien» son los míticos consejeros que lejos de ayudar, tienden a ser una fuente de malos consejos gracias a una nula experiencia.

No resulta raro encontrarse a agentes con las míticas linternas militares con led táctico que, por su extrema potencia, van a ser prohibidas. Al menos algo así decía el anuncio. Aunque ni es una linterna militar, ni el led es táctico puesto que no existen los leds tácticos, ni es una buena linterna al igual que no lo son la enorme mayoría de linternas que utilizan un sistema zoom. 

Para solventar esta situación, vamos a diseñar un kit que primeramente resulte económico y muy robusto. O como se suele decir en el argot, buscaremos una linterna caimanera. Una de las ventajas adicionales que va a tener este kit es que, además de su bajo coste y tener la certeza de que estamos ante un material probado, vamos a poder reutilizar parte de los elementos para futuras compras. 

Y cualquier kit que se precie debe estar compuesto por al menos cuatro elementos: una linterna, al menos una batería –aunque es preferible contar con un recambio-, un cargador y una funda. En el caso del cargador, aunque en algunos casos nos encontraremos ante linternas que mediante el puerto de carga USB puedan suplirlo, no prescindiremos de él, dado que, por precio y funcionalidad, suponen un plus adicional. Estos son los dos paquetes básicos con los que todo nuevo agente puede comenzar. 


Convoy S2+ (T63B – 7135×8) / Funda Convoy / Batería / Cargador


Aun estando ante un kit básico, ya que lo mismo puede servir para el trabajo que para casa, estamos ante un conjunto completamente funcional y mejor que el 90% de las linternas que hayas visto hasta ahora. Esto es gracias a la Convoy S2+. Linterna que, por su robustez y su facilidad para sustituir cualquier pieza en caso de rotura bien sea por caídas o golpes, se ha convertido por derecho propio en el Land Rover de las linternas.

Por sus poco más de 9€ nos podemos hacer con el modelo más básico, que si bien no cuenta con ninguna característica que convierta a esta linterna en lo que se conoce como equipamiento táctico, resulta tan fiable y barata, que es imposible no recomendarla.  Sus casi 1000 lúmenes, su pulsador trasero y su pequeño tamaño, suponen todo un aliciente para su compra.


Sin salir de este planteamiento donde el precio y la fiabilidad son nuestros principales objetivos, saltamos a un pack algo más especializado en tareas policiales. 

Con un cuerpo más grande y un bisel más contundente, la Convoy M2 se presta como más adecuada para las tareas de tipo policial. Una de las grandes ventajas de este modelo respecto a S2+, es que es capaz de funcionar durante largos periodos de tiempo sin que la temperatura resulte molesta en la mano. Al menos siempre que este periodo de tiempo resulte razonable.


Convoy M2 (5000K) / Funda convoy / Batería / Cargador


El bisel aun siendo dentado, está fabricado en aluminio y no en acero como sería lo deseable. Aun así, resulta más que de sobra para desempeñar la mayor parte de las tareas como puedan ser retirar o romper pequeños cristales, etc.

Otra de las ventajas, o desventajas, según se vea, es que este modelo es un poco más grande. Por lo que para aquellos que tengan la mano grande, resultará más agradable de utilizar. Igual de importante es el led, ya que en vez de un led de tipo XM-L (Perfil de tipo inundador), la M2 utiliza un led Cree XP-L HI, por lo que es posible alumbrar más lejos.

Con un desembolso increíblemente ajustado, disponemos de dos opciones que son perfectamente válidas para aquellos que se adentran en el mundo laboral. Ambos packs resultan tanto muy económicos como fiables, por lo que disponer de un buen material ya no tiene disculpa alguna.

En los enlaces para los modelos de Convoy, podemos encontrar las versiones de ambos modelos que resultan más habituales. Conviene tener en cuenta que existen cientos de combinaciones para ciertos modelos. Si deseamos modificar cualquier parámetro, en el momento de la compra y antes de finalizar el pago, resulta posible indicar al vendedor que modifique ciertos parámetros de esta.

Mira mamá ¡sin manos!


Una de las necesidades más recurrentes en el mundo de las FFCCSE es poder tener las manos libres. En este sentido, los frontales de tipo multiuso o también conocidos como de formato «L» juegan un papel importante tanto a la hora de ver como de ser vistos.

En estos casos, una luz suave y uniforme, nos puede servir perfectamente tanto para rellenar un documento, como para estar localizado por uno de nuestros compañeros. No se trata de disponer de una luz con la que cegar o buscar a otra persona, se trata de añadir una iluminación adicional.

Pese a que la gran mayoría de los frontales están diseñados para ser llevados en la cabeza, los frontales de este tipo permiten su uso en múltiples posiciones, desde sujetos con un clip al cinto como pegados a una superficie con su imán o incluso, sujetos a un chaleco con un juego de correas adicionales.

En este aspecto, hay un frontal que para este tipo de funciones sobresale por encima del resto. Esta es el Armytek Elf C1.

Con hasta casi 1000 lúmenes, 105 metros de alcance y un tamaño de poco más de 9cm, la pequeña de las Armytek se podría considerar el frontal definitivo para su uso policial. El paquete que, incluye hasta una batería de tipo 18350, nos brinda la capacidad de comprar y utilizar sin tener que adquirir elementos adicionales. Aunque una vez más, recomiendo hacerse con un cargador, aunque este sea del tipo más sencillo.

Entre algunas de las muchas características con las que cuenta esta Elf C1 encontramos un clip, un imán en su parte trasera, lenter tir (luz mejor distribuida), puerto de carga micro-usb y un host capaz de resistir caídas de 10 metros e inmersiones en agua de hasta 10 metros durante dos horas.

Si nuestro presupuesto es un poco más ajustado y la C1 se antoja lejana, existe otra opción que sin llegar al nivel de esta primera, puede cubrir nuestras necesidades. La SP40 es la respuesta del fabricante chino Sofirn a la multitud de frontales de tipo «L» que abundan en el mercado. Su gran baza es ofrecer mucho por muy poco. Desde su página web podemos hacernos con ella tanto con batería como sin ella. Cualquiera de los dos kits, incluyen tubo para baterías 18350, cable de carga usb, dos juntas tóricas de repuesto, clip, etc.

Uno de sus puntos débiles lo encontramos en la robustez. Sofirn, por lo general hace buenos productos que no deberían dar ningún tipo de problema a lo largo de toda su vida útil. Pero los niveles de resistencia ante impactos o inmersión, desde luego no van a ser similares al modelo de Armytek.

En este aspecto, este modelo presenta otra diferencia importante respecto al modelo de Armytek. Su proyección es mucho más lanzadora debido al tipo de lente utilizada, por lo que para rellenar documentación, puede resultar un poco excesiva si no utilizamos los modos bajos.

Con cualquiera de estos dos modelos, estamos ante frontales que van a dar un buen servicio durante años. Pero si ninguno de estos modelos resulta ser de tu agrado, ahora ya sabes que el formato más polivalente para los frontales es el del tipo «L», por lo que solo debes buscar uno que encaje con tus requisitos.

A grandes problemas, grandes soluciones.


Si ejerces determinadas tareas entre las que se me ocurre, tareas forestales, rescate marítimo, señalización en controles, etc. Las grandes linternas de formato mono led son las idóneas para este tipo de tareas.

De entre las muchas ventajas con las que cuentan este formato de linternas, su capacidad para lidiar con mucha potencia durante grandes periodos de tiempo es sin duda su mayor virtud.

Y es que un gran host equivale a una gran masa, una gran masa equivale a mucha disipación, mucha disipación permite la utilización de un gran led y un gran led equivale a mucha potencia. Y si tus necesidades pasan por iluminar una gran superficie o ver a una gran distancia, los siguientes modelos son los adecuados para este tipo de tareas.

De entre todas las linternas de gran tamaño hay dos modelos que destacan sobre el resto. La primera de ellas es nuevamente de la marca Convoy, y esta no es otra que la L6. Con un peso de más de 500gr. este modelo que recibió hace un tiempo una actualización para adecuarla a los estándares actuales, es el modelo más grande de cuantos tiene la marca en su haber.

Disponible tanto en versiones con led Cree XHP70 como XHP70.2, si lo que buscamos es potencia bruta, escogeremos el modelo con el led terminado en .2. Si por contra, lo que buscamos es poder identificar mejor los colores de los objetos iluminados, optaremos por la versión con led XHP70.


Indicar que la L6 es compatible con los conos de la gran mayoría de linternas de dotación tanto de base como de los vehículos.

La segunda de las opciones viene dada de la mano de Sofirn con el modelo SP70. Este autentico monstruo, nacido siguiendo los consejos de la comunidad BLF, es aún más grande y más potente que la anterior L6, ya que con sus más de 625gr. y su cabeza de 9cm de diámetro, estamos ante una linterna que por dimensiones y peso no se antoja como una linterna apta para todos los públicos.

Ambas características están bien justificadas por dos factores. Más de 750 metros de alcance y más de 6000 lúmenes cuando se hace uso de baterías de alto drenaje.

Y hablando de baterías. Aunque ambos modelos se pueden comprar con las baterías ya de origen, es recomendable optar por baterías más específicas como puedan ser las Shockli 26650 de 5500mAh, más aún si hablamos del modelo de Sofirn. Sus prácticamente 6000mAh y sus más de 20A de descarga son capaces de afrontar el reto que supone la utilización de este tipo de linternas.



Dentro de este formato de linternas de tipo mono led con un gran host, gran autonomía y mucha potencia, ambos modelos son su máximo exponente. Si bien la L6 se resulta algo más práctica gracias a la compatibilidad que aporta y su tamaño algo más comedido, la SP70 es un monstruo que para aquellos que demandan potencia y alcance a partes iguales, resulta idóneo.


Quiero algo «más»


Si tu economía te permite un desembolso mayor, por tu trabajo tienes la necesidad de utilizar algo más avanzado, o simplemente, quieres darte un capricho, es posible subir el nivel tanto como queramos. 

Antes de recomendar nada me gustaría hablar de una casuística muy concreta como es el registro de vehículos. Si tan importante es disponer de 1000 lúmenes, para determinadas tareas como esta, poder contar con una buena regulación de los modos, es igual de importante o incluso más. Una potencia excesiva puede llevar a que nos deslúmbranos a nosotros mismos. Por lo que antes de comprar nada, deberás analizar si cumple con tus necesidades.

Y empezamos las recomendaciones con una marca de primera línea como es Olight. Este fabricante es conocido por muchas cosas, pero si por algo destaca es por fabricar una electrónica que saca más lúmenes por vatio que cualquier otra marca.  

El modelo en el que ahora nos centramos es la Warrior X, linterna que encaja en un perfil puramente táctico y que cuenta con un despliegue de características realmente abrumador. Por citar solo algunas: corona dentada, pulsador trasero completamente silencioso, posibilidad de montar pulsador remoto silencioso, capacidad para ser montada en un rifle, porcentaje de carga por vibración, funda semirrígida, incluye dos tipos de anillo táctico, cuenta con dos juegos de modos entre los que se incluyen un modo del 100% (60%) – estrobo y otro del 100% (60%) – 30%, puerto de carga magnético integrado, 2000 lúmenes, 560 metros de alcance, etc.  

Pese a todo este despliegue, cuenta con un par de puntos débiles que conviene mencionar. Si su proyección con más de 500 metros de alcance y 2000 lúmenes es muy equilibrada, el reparto de modos puedes resultar un tanto agresivo cuando de lo que se trata es de iluminar espacios muy pequeños, puesto que su modo más bajo es de 300 lúmenes. 

La Warrior X cuenta con un modo de 2000 lúmenes durante 1.5 minutos que, una vez alcanzados, hará que la potencia baje hasta los 600 lúmenes y se mantenga ahí durante un total de 80 minutos.

Para conseguir estos registros hace lo que podríamos llamar, trampa. Si bien estos registros son reales, se logran utilizando un led modificado por el fabricante que se ve fuertemente penalizado por un tinte tirando a verdoso. No es algo realmente preocupante, pero conviene conocer este hándicap. 



Disponible en cuatro colores, este modelo viene acompañado de una batería especialmente modificada por el fabricante para permitir su carga mediante el puerto de carga magnético. Pese a que resulta posible utilizar cualquier batería de tipo 18650 con tetón, solo las diseñadas por Olight son compatibles con este sistema.

Otro modelo ya veterano y nuevamente con un perfil totalmente táctico es la Armytek Predator Pro. Y aquí permitirme que no de tantos detalles como los he dado antes, ya que, al igual que puedo recomendar la Predator Pro, puedo también recomendar la Doberman Pro o Viking Pro.

¿Por qué 3 opciones? Mientras que con el modelo anterior hablaba de que su proyección estaba perfectamente balaceada, la Predator Pro es un modelo que ofrece 1400 lúmenes para 451 metros con lo que empezamos a tener muchos metros para no tantos lúmenes como teníamos en el caso anterior.

Sucede algo similar, aunque en sentido contrario con la Viking Pro, muchos lúmenes (2000. aprox.) para 276 metros, lo que convierte este modelo en puramente inundador ¿Y qué sucede con la Doberman Pro? Con 1400 lúmenes y 395 metros siempre ha sido el patito feo que parece estar en tierra de nadie, aunque en un principio y con los datos en la mano, debería ser un modelo bastante equilibrado.  


Cualquiera de estos modelos tiene la capacidad para funcionar tanto en el grupo de modos estándar como en un grupo de modos llamado táctico. En este grupo, los modos se cambian girando la rosca de la linterna. Por lo que siempre que se apriete el pulsador trasero, si no hemos girado la rosca, nos encontraremos en el anterior modo pudiendo cambiar a otro modo a golpe de giro. Una manera muy curiosa de funcionar que una vez acostumbrados resulta muy eficiente.

Otra característica de estos modelos es que todos ellos ofrecen una robustez fuera de toda duda con la garantía del fabricante de que soportan caídas de hasta 30 metros e inmersiones de 50 metros durante 2 horas. En caso de problemas, el fabricante ofrece una garantía de 10 años.

Sin duda alguna, el gran hándicap de este fabricante lo encontramos en una electrónica muy poco eficiente. ¿Esto es un problema? En un principio así lo deberíamos ver, pero también podemos ver los productos de Armytek como si fuesen tanques capaz de aguantarlo todo con el precio de tragar litros y litros de combustible. Mientras que Olight, podría ser esa arma laser de última generación ultramoderna y eficiente pero que, aun siendo robusta, nunca será un tanque. La decisión entre ambas marcas es tuya.


No pretendo extenderme mucho más, ya que creo que para alguien novel en este campo, simplemente esta entrada ya tiene los términos y las suficientes opciones como para resultar intimidante. Como decía al inicio de la misma, lo importante es vernos reflejados en varias de las situaciones más comunes que se pueden dar y nunca mejor dicho, saber por dónde nos vienen los tiros. 

Si tienes dudas, si quieres compartir tu experiencia, si buscas un descuento en un determinado modelo o si simplemente, deseas añadir más información, puedes utilizar los comentarios de esta entrada. No es necesario registrarse para hacer uso de los mismos. 

PD: las imágenes de las proyecciones están sacadas de los foros TFL