Punto y…

He perdido la cuenta de las veces en las que me he propuesto escribir en el blog un par de veces a la semana y lo único que he conseguido es frustrarme viendo como mi tiempo libre no me lo permitía.

Cuando creé este blog, lo hice con la idea de que este resultara ser un complemento a uno de mis hobbys. Desgraciadamente, en los últimos meses he visto como la falta de tiempo libre ha convertido la tarea de intentar escribir un par de entradas semanales en una especie de obligación que lejos de motivarme, me genera frustración.

Si a esto le sumamos que las últimas entradas del blog, en especial las del domingo, están lejos de la calidad que me gustaría que estas tuvieran, junto con que este próximo año nuevo, mis obligaciones van a ser aún mayores y por lo tanto, mi tiempo libre ser aún más escaso, la receta para el plato de la decepción está servida.

No me gustaría decir que esto es un adiós porque el blog va a seguir con todo el contenido, el dominio va a seguir existiendo y todo va a seguir funcionando tal y como lo estaba haciendo hasta la fecha. Lo que sí va a ser es un hasta luego, un hasta pronto y una pequeña pausa en el camino.

¿Cuándo volveré a escribir un artículo? Aunque me gustaría decir que pronto, honestamente, no lo sé. Y dar cualquier fecha me llevaría nuevamente a la casilla de salida. Lo que tengo claro, es que cuando vuelva, cuando esto tenga que suceder, sucederá con la suficiente garantía de que pueda volver a generar contenido y además contenido de calidad.

Y si como yo sigues teniendo curiosidad por este mundillo, ganas de compartir y de aprender, nuestro grupo de Telegram sigue en activo con más de 300 personas en el momento de escribir esta entrada.

Antes de finalizar esta pequeña despedida quiero dar las gracias a todos los que semana tras semanas os habéis mostrado fieles al blog. A todo vosotros, gracias 🙂